Ian Gillan & The Javelins – “Ian Gillan & The Javelins”

0
389
Gillan - Ian Gillan and the Javelins.

El cantante de Deep Purple Ian Gillan reunió a su anterior banda para grabar un disco con clásicos del rock & roll de los años 50 y 60 que mantienen ese espíritu fresco y descarado.

Cuesta creer que el mismo tipo que lanza aquellos agudos imposibles en el disco “Made in Japan” de Deep Purple sea este señor que presta su voz para un compilado de canciones de rock suaves y divertidas de los años ’50 y ’60. Sin embargo, eso habla muy bien de la amplitud vocal y versatilidad del señor Ian Gillan, quien hace rato dejó de cantar temas como ‘Child in Time’ pero que sigue conservando la elegancia y la actitud de aquellos años pasados.

En un alto de la gira “The Long Goodbye Tour” que, se presume, será la última de Purple, Gillan reunió a sus viejos camaradas con los que batió sus primeras armas en la industria musical y juntos grabaron un disco sin ninguna pretensión más que la de pasar un buen momento, y eso es lo que se puede sentir en cada una de las canciones, un grupo de amigos que se juntó a pasarla bien y disfrutar tocando clásicos que suenan exactamente como en aquellos años, sin adornos innecesarios ni tecnología moderna.

Por amor al rock & roll

Tony TaconTony WhitfieldKeith Roach y Gordon Fairminer se unieron a Gillan 54 años después de aquellas primeras incursiones en la música y grabaron 16 canciones pegadizas y movedizas que no bajan la intensidad en ningún momento. La aventura comienza con la bailable ‘Do You Love Me’, clásico de la legendaria Motown, y sigue con ‘Dream Baby (How Long Must I Dream)’ con arreglos de viento y un sonido acogedor.

‘Memphis, Tennessee’, de Chuck Berry, le da lugar a la hipnótica ‘Little Egypt (Ying-Yang)’ y luego sigue el frenético rock & roll ‘High School Confidential’ de Jerry Lee Lewis con Don Airey emulando a “The Killer” al mando de las teclas. Las canciones transcurren precisas, con swing y soltura mientras la voz de Gillan se adapta a la perfección a aquellos temas que debe haber escuchado cientos de veces en su juventud.

‘It’s so Easy’, segundo single del LP, no hace otra cosa que quitarte una sonrisa y ‘Save the Last Dance for Me’ nos transporta a otra época con esas guitarras ampulosas y las armonías vocales que acompañan a Gillan sin resquicios para la improvisación o alguna salida inesperada del guión original. El mismo cometido cumple ‘Rock & Roll Music’ con Airey nuevamente sacándole chispas al piano.

‘Chains’, aquella canción que popularizaron The Beatles en su disco debut, acá suena desenfadada y despreocupada; ‘Another Saturday Night’, aquel lamento de un joven que se queja porque llegó el sábado y no tiene con quien salir ni gastar el dinero que acaba de ganar en su trabajo arranca con un órgano que se acopla a la voz del cantante y no pierde la gracia durante los 2 minutos 30 segundos de duración.

Llegando a la última parte del álbum aparecen los blues que no podían faltar en un disco de clásicos –‘You’re Gonna Ruin me Baby’, ‘Smokestack Lightnin’- el rhythm & blues, con ‘Hallelujah I Love Her So’ y ‘What I’d Say’, y una última bocanada de rock & roll con ‘Heartbeat’ y ‘Mona (I Need You Baby)’ donde se destaca la facilidad con la que los músicos interpretan el repertorio. Teniendo en cuenta que salvo Gillan, el resto de la banda no siguió tocando de manera profesional es realmente impresionante la manera en la que el grupo arremete con estas canciones y las toca como si el tiempo nunca hubiera pasado y siguiéramos en aquellos años seminales, aunque no hayamos vivido esa época, porque este disco tiene esa magia, nos puede hacer viajar y sonreír sólo con escucharlo.

¡Escuchá Ian Gillan & The Javelins acá!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here