Willy Quiroga: “Tengo 81 años y no pienso parar”

0
446
Willy Quiroga - Willy Quiroga en vivo en el Teatro Gran Ituzaingó.

Willy Quiroga, activo, verborrágico y con una energía arrolladora, habla de su presente, los 50 años de “La Biblia” y lo que se viene. Bienvenidos, la ceremonia es total.

Padre del rock nacional

60 años de trayectoria y toda una vida ligada a la música. Willy Quiroga ha forjado una carrera histórica y apasionante, que no conoce lo que es parar. Hoy, con 81 años, el legendario bajista de Vox Dei, una de las bandas fundadoras del rock nacional, lanza su carrera solista, sigue componiendo y va por más.

En esta entrevista, hablamos sobre la pandemia, sus nuevos temas, la pandemia y lo que se viene a futuro. Una charla de esas que podrían durar horas y que dejan más de una frase para la posteridad. Bienvenidos al mundo de Willy Quiroga.

¿Cómo estás hoy? ¿Cómo transitaste la pandemia?

“Traté de tomarmelo con tranquilidad. Aproveché el tiempo para estudiar, para componer, escribir letras. También estudié un poquito de piano y de bajo; porque uno debe seguir estudiando siempre, para perfeccionarse. Pero gracias a una carrera de 60 y pico de años, hay mucha gente con ganas de vernos en vivo, muchos locales que quieren tenernos presente y eso ayuda así que estoy con trabajo, poco pero nos sirve para sobrevivir.

Estamos haciendo una especie de ‘música en delivery’, esa es buena”.

Llevás más de 60 años en la música y, salvo aquel efímero paso con Destroyer, prácticamente toda tu carrera la desarrollaste con Vox Dei y recién ahora sacás tus primeros temas como solista, ¿por qué?

“Porque pienso que llegó el momento. Conocí a otros músicos y es algo que me había quedado en el tintero. Cuando hice Destroyer ya tenía ganas de trabajar en otra música pero no se dio, tuvimos malos comentarios, mala prensa. Sacamos el disco justo durante la Guerra de las Malvinas y como nos llamábamos Destroyer dijeron ‘no lo vamos a pasar porque tiene un nombre en inglés’, pedazo de boludos todos… Porque si escuchás el disco tiene cosas muy nuestras pero en fin. En ese momento nos juntamos con Rubén [Basoalto] que a él tampoco le estaba yendo bien con ‘Los Rompe Ases’ y le dimos para adelante de nuevo con Vox Dei.

Cabe destacar que Vox Dei sonaba un fierro, pero es como la gente que no entiende que Waters y Gilmour estén separados, creen que tienen que estar juntos y no es así. A mí me encantan los dos y son geniales. Entonces, el que quiera seguir a Soulé que lo haga, me parece bien, yo no tengo nada contra él, pero que a mí no me jodan. Así que nos juntamos con Rubén y seguimos.

Volviendo a los temas solistas, sucedió que aparecieron unos músicos que me llamaron la atención y aparte suenan como unos animales, con un sonido y una concepción actual, de sonido y de instrumentación y dije ‘¿por qué no? ‘Mamá Ambición’ era un tema de Destroyer, pero me gusta mucho más esta versión, es más moderna y está Ricardo Tapia cantando conmigo.

Hay otros temas como ‘Rugido de 100.000 dragones’ con Chizzo y otro que se llama ‘Dama Negra’, con Alambre González; en otra canción está Cristina Dall… Estamos haciendo lo que se hace en el mundo, ya no se compran discos, la gente compra temas, entonces subimos ‘Mamá Ambición’ y ‘Liberando Nuestra Esencia’, que va a tener su propio videoclip, e iremos sacando el resto de a poco.

La gente ya se puede suscribir en willyquiroga.com y seguir mis novedades. Ahí se va a publicar el nuevo video el 21 de este mes“.

¿Sentís que se perdió cierto romanticismo ahora que la gente consume temas y no discos? Justo ahora que se cumplen 50 años de La Biblia, un disco conceptual…

“El romanticismo desapareció, hoy todo es un comercio a cara destapada. La música antes era algo más iluso, el tipo hablaba poéticamente y hoy se mezcla el sexo con otras cosas. El mundo entero se está comercializando, pero es así”.

¿Sacar música sin el mote de “Vox Dei” y hacerlo como Willy Quiroga te da más libertad? ¿En algún momento ser de Vox Dei ejerció cierta presión en vos como músico?

“No, es simplemente que tengo ganas de hacer otra cosa con otros músicos. Vox Dei no me presiona para nada porque el hecho de que la gente siga gustando de los temas de Vox Dei, para nosotros es un halago. Estamos donde estamos porque la gente nos puso ahí. Cuando la gente quiera contratar a Willy Quiroga Vox Dei, yo voy a ir y voy a tocar los temas de Vox Dei y cuando contraten a la otra banda, iré con esas otras canciones”.

El último disco de estudio de Vox Dei hasta ahora es “El Camino” que salió en 2005, ¿hay planes de lanzar un nuevo disco con la banda?

Tenemos un disco que nos quedó en un estudio y que tenemos que hablar y ver qué hacemos; hay que hacer un pacto con el Fondo Monetario Musical [risas]. Hay 10 o 12 temas nuevos que quedaron grabados, con letras y un encare nuevo en cuanto a la música. Igual, pienso que un artista puede tener 3, 4 o 5 variantes y no mucho más.

Si escuchás a Clapton, siempre ronda por ahí, Foo Fighters también. Uno no puede ser tan diverso y hacer todas composiciones distintas; el único caso que conozco es The Beatles que en cada disco me sorprendían con algo nuevo”.

El retiro está lejos

“Tengo ganas de ir para adelante; tengo 81 años y no quiero parar. El primer tema que compuse fue ‘Azucar Amargo’ y el segundo ‘Total Qué’, que dice ‘sigue siempre adelante sin mirar atrás, total qué te importa un escollo más’. Eso era lo que yo pensaba, no lo escribí al azar, me estaba motivándome a mí mismo a ir adelante sin dejar que algo se interpusiera en lo que yo quisiera hacer, siempre con respeto y sin pasar por encima de nadie.

La verdad es que la banda ensaya mucho y tenemos una responsabilidad, sería muy feo que dijeran ‘están robando’, queremos subir con los tapones de punta y decir ‘estamos acá, permiso'”.

Se cumplen 50 años de “La Biblia”, todo un hito. Cuando el disco salió, ¿pensabas que 50 años después ese álbum iba a seguir siendo trascendental para la historia de la música en castellano?

“La idea se le ocurrió a Ricardo, a mí se me había ocurrido el Martín Fierro. Él tenía una idea en la cabeza pero no me quería decir. Le insistí y me dijo ‘se me ocurrió que podemos cantar La Biblia’. Automáticamente me di cuenta que iba a ser un golpe muy fuerte para nuestra sociedad tan pacata y autoritaria, y fue lo que pasó.

Los que habían aceptado nuestro primer álbum, ‘Caliente’, dieron por descontado que la obra iba a ser buena y con el correr del tiempo se transformó en un ícono y en un hito. Me acuerdo que la revista Pelo, en el año 1971 cuando salió el disco, puso: ‘ahora en el rock argentino tenemos que hablar de un antes y un después de La Biblia’, y yo con el paso del tiempo siento que hay una especie de desconocimiento mundial porque no hay otra obra igual, y en castellano encima, debería ser nombrada en todas partes.

Willy Quiroga - Willy tocando el bajo.
Para Willy Quiroga, “La Biblia” marcó un antes y un después en la música en general. Autora: Carla Da Rosa.

‘La Biblia’ es algo completamente distinto a todo, no hay otra obra que haya ocupado tanto espacio temporal sobre los libros de las Sagradas Escrituras. ‘La Biblia’ cumplió una función muy importante en cuanto al idioma porque si te fijás, las escrituras tienen una redacción antigua; se hizo en varios años y con el trabajo de miles de hombres. El disco trajo esos textos a una lengua y un nivel sencillo y fácil de explicar, ‘cuando todo era nada y nada era el principio’, ¿qué más podés decir que eso?”

Hoy sacar un disco es más fácil pero en aquella época era bastante más complejo, ¿se encontraron con muchas trabas cuando empezaron a componer “La Biblia”?

“La idea fue de Mandioca. Alvarez y Pujol saltaron de alegría cuando les caímos con la idea de ‘La Biblia’. Cuando cambiamos el nombre de Mach 4 a Vox Dei estaban muy contentos y dijeron ‘ por fin un nombre creativo’ y con el disco estaban entusiasmados y nos alentaban. Cuando Jorge Alvarez entró en crisis con su compañía, no pudo pagar la grabación y pasó a Disc Jokey, que jamás nos pagó lo que ‘La Biblia’ nos dio. El master hoy le pertenece a ellos y estamos tratando de recuperarlo, pasa que en esa época te hacían firmar contratos leoninos de por vida y llegó un momento en el que el mundo se dio cuenta y cambiaron las cosas”.

Vox Dei es uno de los pocos grupos que, más allá del cambio de integrantes, se mantuvo, ¿a qué creés que se debió eso?

Se mantuvo gracias a Rubén y a mí, porque si hubiera sido por los demás hubiera quedado en la nada. No tenían amor al mensaje, nosotros dijimos ‘vamos a seguir siempre’, y Rubén me acompañó 43 años hasta que falleció.

Las otras bandas tuvieron discusiones entre los socios y se separaron; bandas increíbles como Manal que a mí me encantaba y soy amigo de Alejandro Medina y Claudio Gabis; con Javier Martínez es más difícil, es una buena persona pero no nos encontramos fácilmente. Lo mismo los Almendra y fue una lástima que nos quedáramos solos”.

¿Estás en contacto con colegas tuyos como Alejandro Medina, Gabis, etc?

“Casualmente hace poco alguien nos preguntó si queríamos tocar con la banda de Ale Medina y yo dije que no tenía inconveniente. Es muy posible que toquemos en octubre frente a la Universidad de San Justo”.

¿Pensaste en escribir tu biografía?

“Hay gente que que tuvo la idea y habló conmigo. Incluso me propusieron hacer un audiolibro y es muy posible que lo haga. También hay un periodista que está escribiendo a partir de archivos y cosas que yo le pasé y me dijo que se iba a encontrar conmigo para mostrarme lo que había hecho hasta ahora”.

Daniel Devita o Fer Ruiz Díaz, como Willy Quiroga

En una época donde las biopics están de moda y abundan las series sobre personajes importantes, Willy Quiroga no duda a la hora de elegir quién podría interpretarlo en la pantalla: “Si tengo que elegir, iría por el lado de Daniel Devita, aunque creo que Fer Ruiz Díaz podría hacer una versión joven de mí”, dice entre risas.

¿Tenés discos favoritos de Vox Dei?

“Va a sonar trillado, pero son todos hijos nuestros; cada álbum me lleva a un lugar. Si escucho ‘Genesis’ me lleva a la casita de Ruben, a una habitación con una lámpara roja donde estábamos soñando y pensando qué íbamos a hacer con esa obra. ‘Jeremías’ me lleva a Villa Gesell, cuando lo compusimos. No puedo renegar de ninguno, cada álbum tiene una importancia fundamental para mí porque me lleva a distintas épocas de mi vida; todos los hicimos con amor”.

“Ciego de Siglos” es un tremendo álbum…

“Mirá, hay gente que va para atrás y otra que elige ir para adelante. Yo siempre voy para adelante, y los que grabaron ‘Ciego de Siglos’ con nosotros también. Ese disco marcó una nueva etapa, todas las letras las hice yo, sonaba infernal. Pero hay algo que no entiendo de las compañías de discos, y es que ellos no observan o no se dan cuenta que estuviste un año preparando temas, ensayando y tocando. No dimensionan el tiempo que lleva grabar un álbum, y una vez que sale, no le dan difusión, lo meten en un cajón, mandan 2 o 3 álbumes a cada disquería y no los termina comprando nadie, se pierden.

La difusión es fundamental, hay gente que te dice ‘loco, ese disco no lo había escuchado nunca y suena una barbaridad’.

Hay un tema también con los puristas que se oponen a que una banda siga con el mismo nombre si cambia sus miembros

“Sí, igual tenemos suerte. Te diría que, en las redes sociales, un 85% está a favor y por ahí aparece alguno que te dice ‘si no está fulano no es la misma banda’, pero por suerte tenemos miles de seguidores que no se fijan en eso, y te dice que lo importante es que el espíritu está intacto, y eso es real. Por eso hay ganas de seguir adelante, de seguir tocando”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here